Una de las mejores cosas que me brinda Made with Lof desde sus comienzos es que he ido moldeando el negocio a mi antojo. Creciendo, frenando, ampliando, estancándome o liándome la manta a la cabeza cuando me ha dado la gana.

Primero un blog, luego una tienda online, más tarde una tienda física+taller pequeñitas #lofshop y por último una supertienda preciosa en el centro de Sevilla a lo grande #lofshopsevilla.

Con la llegada de #loflylola y #loflymanu, tomé la decisión de frenar, respirar, venirme a casa y vivir. Explorar mi parte más familiar pero sin dejar de lado la tienda online.

Todos los veranos hago balance, pero no balance económico, sino balance personal-profesional. 

Me pregunto ¿Ha estado bien el año? ¿Es esto lo que quiero? ¿Quiero seguir por este mismo camino? ¿Qué me apetece explorar? ¿Y si mejoro o quito o pongo o cambio esto? Me hago miles de preguntas y lo que voy contestando (sobre papel, siempre sobre papel y escritas de puño y letra) me dan las respuestas de lo que debería hacer.

Hay veces que toca seguir igual, otras veces morir y otras muchas renovarse. Pero este verano el resultado que me ha salido en mi test personal-profesional ha sido: RENOVARSE Y MORIR.

¿Renovarse? 

Si, Made with Lof debe renovarse. Tengo infinidad de proyectos personales en marcha que me hacen una ilusión infinita y que persiguen el objetivo que llevo soñando desde pequeña: enseñar, enseñar y ayudar a la gente con sus proyectos. Al fin y al cabo estudié comunicación y me he sacado un “master” no oficial de 8 años en ecommerce, social media marketing y emprendimiento con prácticas en Made with Lof. 🙂

Actualmente trabajo con tres empresas más que con Made with Lof donde presto asesoramiento de todo tipo, creo planes de comunicación, estrategias, gestiono sus redes sociales o simplemente me tienen de “socia” virtual para no sentirse solos en la tarea de emprender. ¡Y lo de ser asesora de comunicación me está divirtiendo muchísimo y ayudar a crecer a otras empresas!

Pronto os cuento más, pero agarraros fuerte, que Noe viene pisando fuerte y con ganas de cambiaros la vida a los demás, y ayudaros mucho. En el blog lo vais a notar.

¿Morir?

pues si, voy a matar una parte de Made with Lof, que pienso que a estas alturas debe morir. Papelería, manualidades, deco… ¡¡para quedarme sólo con nuestros productos propios: pompones, papel de seda y guirnaldas tassel!

Me he llevado desde el 2009 ¡¡7 años!! buscando proveedores, productos bonitos, lanzando novedades, reponiendo la tienda y trayendo con todo mi cariño las tendencias y la papelería mas bonita a nuestra tienda online, pero voy a cerrar esa etapa y voy a dejar paso a todas las tiendas que han surgido con la misma temática y productos. ¡Ahora voy a ser yo la clienta!

He trabajado durante tantos años con la cabeza agachada, a piñón, sin mirar hacia mi alrededor, que cuando he levantado la cabeza y he mirado a los lados me he dado cuenta que ya no soy original. Soy una tienda más, con la misma temática, mucho espíritu e ilusión, pero los mismos productos.

¡¡Y me apatece mil seguir desarrollando nuestra sección más creativa, los pompones, el papel de seda y las guirnaldas tassel y nuevas incorporaciones dentro de esa rama!! Tengo muchas ganas de volver a los #DIY, de hacer cosas originales que nadie tenga o haga ¡¡y a ello voy!!

Made with Lof surgió con el motivo de hacer cosas handmade y me he ido despegando de ese concepto a lo largo de estos 7 años… ¡¡volvámos a los orígenes, pringémonos las manos de nuevo de pegamento!! Quiero volver a enseñaros a crear con lo que a mi más me gusta, el papel. Quiero volver al color, quiero sentirme original, quiero volver a disfrutar creando con las manos.

Por ese motivo, voy a liquidar gran parte de los productos de nuestra tienda online, para comenzar lo antes posible con el renovado concepto de Made with Lof.

El año pasado hice #liquidaciónXconciliación y este año llega en Made with Lof #liquidaciónXrenovación ¿Mola eh?

Pues eso, que aprovechéis, que no vamos a volver a traer estos productos más y merecen la pena, mucho… muchísimo. Yo ya me he apartado cientos de cosas para quedármelas. Libretas, portaminas, baker twine, tintas… que luego seguro que las necesito y hay muy muy poquitas unidades ya de cada cosa. ¡Ahora o nunca!

¿Alguien más en esa situación de Renovarse o/y morir? 😉