Me he sentido muy reflejada con esa ilustración de la artista KiwiTACHAN. Los pensamiento, las cosas por hacer, los compromisos, las fechas, las personas, todo, todo y todo se me agolpa en la cabeza como los colores en este dibujo. No pongo orden a nada y ni siquiera la agenda me ayuda a ello. Esto me lleva a no conseguir ser productiva, empezar muchas cosas y dejarlas a medias para comenzar otras.

¿La conclusión? Mi To do list sigue igual de llena o más que cuando empezó el día y mañana sigo con la cabeza llena de colores.

Espero poder priorizar colores e ir borrándolos de mi cabeza. Será síntoma de que he conseguido poner orden y comienzo a ser productiva.